Instituto Secular Operarias Parroquiales ...en español ...in italiano ...en català ...en français
Información sobre el Instituto
La fundadora: Magdalena Aulina
Causa de Canonización

Música y Canciones
Fotos para el recuerdo
Videoteca
Libros que nos acercan a  Magdalena Aulina y su obra
CD: Por Cristo en el corazón del mundo | Cantos | Instrumentales
Solista: Jessica Ortiz, soprano del Coro Polifónico de Puerto Rico
con la participación de Pina Vairo en la canción 4
coros: Elisa Galli y Luisa Malaspina
Carpi (MO) - 1998
Preludio
Letra y reproducción Tuyos somos y por Tí vivimos
Jesús cerca un cor
Casa Nostra llama al mundo con amor de caridad
La mística nave
Si a Jesús yo quiero amar
El divino taller
Una nave está vacía
Como un inmenso árbol
Junto al lago de Bañolas
Cantar de amor divino
Nuestro himno de fidelidad
Mirando al mar
Los ángeles en el misterio de la Encarnación
En Casa Nostra mi vida transcurrirá
Estás

 


 

Dibujo de portada de Fioralba Lasagna
Traducciones de Lorenza y Antonella Bollini

Libro de Cantos del Instituto Secular Operarias Parroquiales en recuerdo de su fundadora, Magdalena Aulina, en el año cincuentenario de su nacimiento

1997 - 13 diciembre - 1998

El libro está escrito en español, italiano, francés e inglés. En cada idioma hay una presentación y la relación de las letras de las canciones incluídas en el recopilatorio.

 


Atrás
Preludio





Atrás
Tuyos somos y por Tí vivimos

Trascrito por Filomena Crous, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1940.

Almas grandes de corazón noble / llenas de sublimes ideales, / solo en Dios los podréis ver saciados / en su amor y bondad eternales; / si el Señor infundió en nuestra mente / el deseo de hallar un camino, / de la tierra al Cielo el atajo, / secundemos tanto amor divino.

Y al haber hallado en Casa Nostra / de apostolado amplia esfera, / consagrémonos en cuerpo y alma / al Señor en su Obra que espera / para ver extendido en el mundo / un obrar que a los Cielos cautive / y a las almas al bien las acerque / el ejemplo de quien por Dios vive.


Casa Nostra horizontes ha abierto, / oh Señor! ya puedes acercarnos / cuantos busquen a Ti y no te encuentren / pues de Ti llenos, vamos a darnos / esparciendo la paz y la dicha / que solo en Casa Nostra sentimos; / con nosotros estás Jesús nuestro / tuyos somos y por Ti vivimos.

 



Atrás
Jesús cerca un cor

(Entrega de l'ánima a Jesús)

1. Jesús cerca un cor / amb dolça mirada, / vol dar-li el tresor / de la serva amor / i en ell fer-hi estada.


2. Jesús de ma vida / he sentit la veu / de la teva crida. / -Aquí em tens rendida / el meu cor és teu.

3. El cor que camina / entregat a Déu / no sent cap espina; / l'entrega divina / li alleuja la creu.

 



Atrás
Casa Nostra llama al mundo con amor de caridad

Transcrito por Rosario Agell, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1940.

1. Venid, venid, Casa Nostra os convida, / los que lloráis al peso del dolor; / aquí hallará consuelo vuestra herida / y el manantial del bálsamo de amor. / Venid, venid, los que el mundo os rechaza / lejos de sí, cruel y sin piedad, / que Casa Nostra a todos os abraza / con verdadero amor de caridad.

2. Venid, venid, que muy dulce acogida / recibiréis en esta gran mansión; / el que enfermó recobrará la vida / y el pecador impulso a perfección. / Venid, venid, los que buscáis firmeza / para vencer al mundo tentador; / nos dice Gema: yo os doy fortaleza / para luchar siempre con más ardor.

3. Venid, venid, niños, vuestra inocencia, / cual bella flor, nuestra Obra guardará, / aprenderéis la verdadera ciencia / de amar a Dios que os santificará. / Venid, venid, ancianos que ya cerca / la muerte oís, sin temor acudid / que de la Patria al abrirse la puerta / podáis volar de Casa Nostra allí.

4. Venid, venid, que no os faltará amparo / cuantos buscáis un techo acogedor, / que en hermandad de amor, nos será faro / la caridad que nos mostró el Señor. / Venid, venid, que Casa Nostra os llama / presto, que a todos quiere prodigar / aquel amor que el corazón inflama / y que tan solo Dios nos puede dar.


 



Atrás
La mística nave

Trascrito por José Luis MarTi Rocafort, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1940.

1. A Tí acudimos, Virgen María / que Casa Nostra hacia Tí va, / mándale Madre Tú cada día / a Casa Nostra que en Tí confía / la fe, esperanza y la caridad.

2. Es Casa Nostra mística nave / donde en los mares de la impiedad / se halla el refugio y el amor sabe / dar a sus remos impulso suave / que da a su marcha seguridad.

3. A todos brinda una esperanza, / Gema nos guía, no hay que temer! / Es nuestra Madre quien nos alcanza / aquel impulso con que se avanza / bajo las alas de su poder.

4. En esta Barca el mundo cabe, / si ahora es pequeña, grande será / que alimentada de amor, no sabe / negar refugio la escelsa nave / y quien va en Ella se salvará.

5. El sacrificio abre el camino / y a quien más ama más fácil le es / sufre la Madre y a ensefíar vino / llena de fuego de amor divino / a que lo hagamos también después.

6. Va Casa Nostra siempre hacia el Cielo / dándole al alma la libertad, / Dios rescatarla fué el grand anhelo / y a Casa Nostra le dió su celo / para salvarla de la impiedad.

7. Contra la nave el mundo lanza / olas de cieno y de incomprensión / es porque el cieno siente venganza / pues Casa Nostra del Cielo alcanza / hacer del mundo otra redención.

8. Almas queridas, Jesús nos llama / mediante estrella de su bondad, / Gema es la estrella, su luz nos viene, / si es más oscuro, más poder tiene / para mandarnos su claridad.

9. La fe ilumina nuestro camino / el Cielo espara, abierto está, / si comos fieles a aquel destino / bajo la lumbre de amor divino / con Casa Nostra se poblará.

10. mientras la nave va navegando / puesta en el Cielo nuestra ilusión / los marineros vamos cantando / y con los remos acompasando / con nuestra Madre esta canción.

 



Atrás
Si a Jesús yo quiero amar

Trascrito por Dolores Terradas, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1936.

1. Si a Jesús yo quiero amar / no hay quien lo impida; / si con Él yo quiero estar / en muerte y vida.

2. Nada contra mí podrá / cualquier intento, / si Jesús conmigo está / fuerte me siento.

3. Desde que a Jesús me di / nada me espanta, / sé que siempre está Él en mí / y mi alma canta:

4. "Soy de Jesús, todo amor / -oh alma mía- / si Él es mi Dueño y Señor / ¿quién temería?

5. Fue el amor que consiguió / tan dulce cosa / amor que quien lo sintió / ya no reposa,

6. si no entrega el corazón / con fe sincera / a Dios, cuya posesión / tan sólo espera.



Atrás
El divino taller

Transcrito por José Luis Martí de Rocafort, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1946.

1. Tu taller delicioso, donde juntas ternuras / de Jesús y María, bondadoso José, / nos recuerda que en medio de tareas muy duras / se halla Dios como centro de una vida de fe.

2. En tu casa, modelo de oración y trabajo, / dignifica Dios-Hombre las tareas de aquí, / que derrama a la tierra, a lo humilde, a lo bajo, / su sudor, que a ella cae y enriquécela así.

3.¡Oh, Sagrada Familia!, con tu ejemplo has logrado / mitigar nuestras penas con recuerdo feliz; / lo divino y lo humano Nazaret ha juntado / en las manos callosas del divino aprendiz.

4. El divino anatema sobre Adán recaído: / "Con sudor de tu frente ganarás ahora el pan". / Hoy Jesús lo comparte; para sí lo ha querido, / redimiendo su esfuerzo del pecado de Adán.

5. Obediente trabajo el Señor ejecuta. / Casa Nostra, atraída de su ejemplo, va en pos; / ya no es cosa de esclavo del trabajo la ruta, / si obediencia y trabajo son la obra de un Dios.

6. Nuestros miembros, unidos a Jesús trabajando, / hallarán sus impulsos y divino vigor; / nuestra alma, a él unida, que la está contemplando, / hallará sus dulzuras y aliento de amor.

7. Al ganar el pan nuestro que sostiene la vida, / si esa vida es de Cristo para él el pan es. / La labor que ahora hagamos nos será resarcida / con la gloria que juntos gozaremos después.

8. Dios nos llama a ayudarle siempre, en todo trabajo, / al que Dios involucra su divino poder. / El amor con que se hace vale más que el destajo / en quien quiera ser parte del divino taller.
rascrito por Dolores Terradas, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1936.



Atrás
Una nave está vacía

Trascrito por José Luis Martí Rocafort, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1944.

Virgen Santa, cada día / mucho más te haces amar, / y al no verte Madre mía / mi amorosa fantasía / piensa en Ti mirando al mar. / Mar que te recuerda tanto / y del Cielo es su color, / que es azul como tu manto / que es amargo cual tu llanto / y es inmenso cual tu amor. / Limpio mar, mar transparente / sin que obstáculo allí esté / que interpuesto se halle en frente / para ir a otro continente / cuando el paso abre la fe.

Cuando veo tu oleaje / mi alma siente aún más afán; / cada ola da coraje / pues parece cual mensaje / de otras almas que allí están... / Quiero yo Virgen María / en tus mares navegar; / para hacer la travesía / una nave está vacía / que se cansa de esperar. / Casa Nostra me ha encendido / vocación de apóstol ser, / mientras Gema ha conseguido / que del mundo sienta olvido / mis cadenas al romper.

Si algo impide mi camino / presto dame libertad! / Llamamiento oigo divino / que me impulsa hacia el destino / de ejercer la caridad. / Que allí está Jesús sediento / y a calmar su sed quiero ir. / Gema llama, sopla el viento, / ¡Pon mi nave en movimiento / o de sed hazme morir! / Que en mi alma, Madre mía / amor arde sin cesar, / y pensando en Ti, María, / más se enciende cada día / con recuerdos que da el mar.



Atrás
Como un inmenso árbol

Trascrito por Dolores Terradas Soler, Bañolas 1948.

1. Como un inmenso árbol / que crece en tierra Hispana / pareces Casa Nostra / creciendo más y más. / Estás en nuestra Patria / de historia tan mariana: / tus frutos dan semillas / que al mundo extenderás.

2. Contemplo tus raíces / muy grandes y humilladas; / hundiéndose en la tierra / se aumenta tu crecer; / parecen que recojan / las cosas olvidadas / de Cristo y su Evangelio / que al mundo han de volver.

3. Miradas de María / nos muestran un anhelo: / la vida de purezza / de la que Ella es caudal; / bajo la azul techumbre / que ofrece hispano Cielo, / enseña esa doctrina / el Casal Parroquial.

4. Como frondosa copa / pareces ser emblema / de firmes esperanzas / tras la realidad; / de verte protegida / por nuestra Santa Gema, / modelo de Esperanza / de Fe y de Caridad.

5. Eres robusto tronco / que envías a tus ramas / la savia que almacenas / del "Darse" en hacer bien; / las hojas en su copa / mantienes mus lozanas / porque arraigas en Cristo / que es tu vida y sostén.

6. Yo anhelo de esas hojas / el verde colorido / que en pleno apostolado / sepa esparcir su luz. / Deseo cual sus ramas / estar robustecido / con vocación muy firme, / con savia de la Cruz.

7.¡Oh gran apostolado! / Tu sombra bienhechora / lo irraduará constante / la Obra con amor, / ofreciendo consuelo / a quien ayuda implora / y una dulce acogida / a quien baña el dolor.

8. Yo quiero de ese árbol / ser cálida semilla / que al mundo entero esparza / su gran feculdidad, / con nave cuyos mares / los rasque con su quilla / que selle mis trabajos / con la fedelidad.



Atrás
Junto al lago de Bañolas

Junto al lago de Bañolas / nuestra Madre Magdalena / siendo aún niña como todas / demostró estar de Dios llena.

En las aguas cristalinas / el Cielo se reflejaba. / Se acercó junto a la orilla. / Su belleza la extasiaba.

"¡Qué precioso es el Cielo / lo que aquí Cielo llamamos! / Mas el Cielo sólo es Dios, / y es por Él que suspiramos".

La niña en sus pensamientos / todo esto se decía, / meditaba el Cielo Dios, / y de allí no se movía.

Mas aquel Cielo precioso, / ¡Cuántas almas no lo habrán! / e hizo el voto silencioso / de lograrlo con su afán.

De trabajar por las almas, / por su bien y conversión. / ¡Eran sueños de una niña!. / Y era ya una vocación.

Era Dios que preparaba / otros días y otra hora. / Era Dios que señalaba / la futura Fundadora.

Muchas almas Madre nuestra / has ganado para Dios, / las nuestras has conquistado. / ¡Te seguiremos en pos!.

Para gloria del Amado / trabajaremos con celo. / Para salvar muchas almas / como fué siempre tu anhelo.

Junto al lago de Bañolas / la Madre miraba al Cielo. / El recuerdo de 'Bañolas' / nos eleve más al Cielo.



Atrás
Cantar de amor divino

Trascrito por Filomena Crous, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas.

Oh de amor divina hoguera / en que te abrasas, Jesús, / Casa Nostra solo espera / vivir de amor y en la Cruz, / pues en Ella más podremos / nuestro amor refrigerar, / en Cruz, por Ti entonaremos / de amor divino cantar.

Con dardo de amor sagrado / nuestras almas ven a herir, / por Ti ardiendo, Dulce Amado / de amor podamos morir, / y volar así a tus brazos / por toda la eternidad, / benditos, sublimes lazos / de amor y fidelidad...

Amor que en fusión culmine / te venimos a ofrendar, / danos tu fuego sublime / que a nuestra alma haga vibrar / como en Jueves Santo ardía / tu Divino Corazón / al quedarse Eucaristía / del Sagrario en la Prisión.

Si reserva te nos diste / !oh lección del Dios de amor! / Si en Casa Nostra encendiste / de apostolado el fervor / con nuestra Madre queremos / darnos a la humanidad, / hasta que implantar logremos / el reino de caridad.

Ni reglas ni normas faltan / para las almas salvar, / en nuestra Obra solo bastan / almas que sepan amar, / consumirse cual incienso / y exhalando suave olor / atraigan con celo intenso / el mundo entero al Señor.

Oh divinos ideales / del vivir solo de amor / que hasta en cosas materiales / nos hablas del Creador! / Fieles a Dios siempre obremos / que firmeza nos dará / trabajando hacia El volemos / que oración de amor será.

A la Virgen nuestro espejo / suplicamos grande amor, / de amor divino un reflejo / que nos encienda en su ardor, / y nuestra Obra en Dios fundida / con el ejemplo hablará / viviendo en Cristo perdida / en ella a Dios se hallará.

Fundirnos en Ti en el Cielo / suspiramos oh Señor, / sacrificando este anhelo / para darte más amor, / amor tanto que ya no pueda / como Gema, contener / nuestra alma, a quien nadie veda / de amor santo siempre arder.



Atrás
Nuestro himno de fidelidad

Trascrito por Miguel Terradas, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1942.

Fidelidad, cantar de nuestra gloria, / somos de Dios y es éste nuestro honor, / siempre adelante que la mayor victoria / alcanzaremos fieles al Señor. / Oh suavidad y paz sólo sentida / pudiendo en Casa Nostra trabajar; / no puede haber mayor gozo en la vida / que para Dios los días emplear.

Será la fe, nuestra luz y firmeza / para el camino fieles proseguir, / si hay espinas iremos con nobleza / fidelidad cantando hasta morir. / Fidelidad que encierra el simbolismo / de como debe ser nuestra actuación; / reflejo fiel que llegue al heroísmo / de nuestra Madre, oh gran vocación.

A conquistar las almas nos lanzamos / y derramar amor y caridad, / por nuestro Dios con fe nos inmolamos / y prometemos gran fidelidad. / Vayamos siempre donde más convenga / que en nuestra Obra límites no habrá, / que Santa Gema a nuestro lado venga / y grandes frutos Dios recogerá.

En cualquier parte apóstoles seamos / y buen ejemplo esparza nuestro obrar, / a Dios roguemos y ya nada temamos / que El la semilla hará fructificar. / Si somos fieles a las enseñanzas / de nuestra Madre con gran rectitud / se mantendrá la brasa de esperanzas / de solidar así nuestra virtud.

A Casa Nostra Dios nos ha traído / ¡oh magnitud de nuestra vocación! / eterno himno a Quien nos ha elegido / de gratitud eleve el corazón. / Para las almas seamos incansables, / la vista al Cielo sin desfallecer, / allí obtendremos premios admirables / si los escollos sabemos vencer.

Fidelidad, refleje nuestra frente / esta divisa hasta el mundo dejar, / que allá en la Gloria con Gema eternamente / fidelidad, podamos entonar. / Mucho a Jesús amemos y a María / con vivo amor y generosidad / que la Obra al Cielo eleve cada día / constante himno de fidelidad.



Atrás
Mirando al mar

Trascrito por M.ª Dolores Terradas, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1940.

Al mar mirando en la hermosa alborada / cuando los astros pierden su fulgor, / oh cuán adentro llega la mirada / de quien adora a un Dios Creador. / Oh inmensidad tan llena de bellezas, / Dios te creó con sólo su querer, / nos dice con tus sublimes grandezas: / Aquí está El con todo su poder.

Azul de Cielo sus olas semejan, / muy blanca espuma forman al chocar, / por esto en Ti los astros se reflejan, / pureza y Cielo quieres recordar. / Y contemplando tu llanura inmensa / el alma vuela hacia Dios más y más / absorta en El, sólo en amarle piensa, / pequeño ya parece lo demás.

Firme el peñasco aguanta la embestida, / si inconmovible sabe resistir, / no podrá, no, el agua embravecida, / su dura mole jamás destruir. / La acción del mar es aquí bienhechora / que a los peñascos embellecerá, / limándolos el agua hora tras hora, / todas sus asperezas pulirá.

Así también en la Obra la tormenta / que en contra suyo alzó la incomprensión, / es para ella impulso que la alienta / en el camino de la perfección. / Cuando la vista a lo lejos se enfoca, / tan sólo el horizonte se vera, / parece que la tierra al Cielo toca, / de nuestra vista huye el más allá.

Mas si tan corta es la mirada humana, / el celo ardiente sabe descubrir, / almas con las que Jesús nos hermana / también por ellas quiso en Cruz morir. / A Casa Nostra en su apostolado / veremos presto atravesando el mar, / llevar amor y paz al otro lado / y muchas almas a Dios acercar.

Con la Cruz santa en la Nave de Gema, / los mares todos hemos de seguir, / y los colores que son nuestro emblema / en todas partes haremos lucir. / Mirando el mar cuando el día, decrece, / ante el Señor queramos recordar, / que para muchos un día amanece, / que allá a lo lejos ya el sol va a brillar.

Y cuando aquí solo el silencio impere / que dulcemente el agua romperá, / el corazón en el Señor espere / rogando por los que están más allá. / Al mar mirando en la hermosa alborada, / al mar mirando el día al declinar, / quien tiene fe, allí ve desplegada / la inmensidad de aquel Dios que ha de amar.

 



Atrás
Los ángeles en el misterio de la Encarnación

Transcrito por José Luis Martí de Rocafort, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1942

1. Dios te salve -Gabriel dice a María / de parte del Señor- / y la estancia el cielo la invadía / de claro resplandor. / Un lirio virginal se distinguía, / que a lirios virginales engendró; / cortejo que al Arcángel le seguía, / la estancia perfumó. / Nuestro ángel un lirio llevaría, / ¡oh, flores de rosal! / Llevadle nuestras flores a María, / cortejo angelical.

2. Casa Nostra jardín es de María, / jardín es del Señor. / Santa Gema lo cuida noche y día / con desmedido amor. / Las gotas de rocío matutinas / refrigerio a las flores van a dar, / y luces irisadas y divinas / las vienen a adornar. / Del rocío divino, almas ansiosas / sienten necesidad, / y van a engarzar sus perlas más hermosas / a la virginidad.

3. Preciados ángeles de nuestra compañía, / de Casa Nostra las flores elevad. / Zumban sus alas con suave melodía: / "!Marchemos juntos!, ¡vayamos a María! / ¡volad también, volad!



Atrás
En Casa Nostra mi vida transcurrirá

Trascrito por Filomena Crous, música de Antonio Pérez Moya, Bañolas 1942.

Mientras mi alma buscaba / donde hallaría el amor / que en el mundo no encontraba / iba pidiendo al Señor:

"Dime mi Dios lo qué quieres, / qué es lo que esperas de mí? / rendida a tu amor me tienes" / y su voz muy presto oí.

Y en el jardín escogido / de la Obra ya formé / de mi alma el dulce nido / y a mi Dios me consagré,

Para vivir trabajando / de las almas el erial / para siempre renunciando / todo gozar terrenal.

Y en Casa Nostra mi vida / fiel a Dios transcurrirá / ¿si es su amor quien me convida / mi entrega no aceptará?

Por nuestra Obra, Jesús mío / trabajaré con ardor / pues mis fuerzas solo ansío / emplearlas con amor

para las almas salvarte / y tus planes secundar; / serte fiel y mucho amarte / es ya solo mi pensar.

 



Atrás
Estás

Estás Magdalena Aulina / con tu luz sin sombras, con tu claridad, / estás, presente en tu Obra / viviendo con ella en la eternidad. (bis)

Porque siempre estás aquí, / sentimos tu vida en nuestro interior, / y andamos nuestro camino / contigo vibrando en un mismo amor. (bis)

Estás Magdalena Aulina, / en cada plegaria y en cada canción / estás en nuestra alegría, / en nuestro trabajo y en nuestra oración. (bis)

Porque...

Estás Magdalena Aulina, / aunque te marchaste de Dios a gozar, / estás con los que tú amas / dándoles la mano, dándoles la paz. (bis)

Porque...

Estás Magdalena Aulina, / llenando el ambiente con tu plenitud / estás, tu presencia viva / infunde destellos de amor y virtud. (bis)

Porque siempre estás aquí / nada en esta tierra tememos jamás / porque Magdalena Aulina / estás con nosotras, / estás siempre estás. (bis)

 



Calendario
Noticias de actualidad
Fechas señaladas
Boletines y otras publicaciones
Amigos de Magdalena Aulina (día 15 de cada mes)
Colaboraciones y voluntariado
Familia Auliniana
© 2014 web oficial del Instituto Secular Operarias Parroquiales
info@magdalenaaulina.org